Luego de ser mamá hace poco más de un mes, la clavadista Paola Espinosa retomó los entrenamientos de cara al ciclo olímpico rumbo a Tokio 2020.

Bajo la tutela del entrenador mexicano Iván Bautista, Espinosa dijo estar entusiasmada por regresar a entrenar, aunque reconoció que luego del embarazo sí esta muy fuera de forma.

“No había hecho nada en más de un año, me siento feliz de regresar, primero porque ya tengo mi bebé, estoy feliz porque ya tengo la experiencia, es cansado, pero créeme que no se compara nada de lo que he vivido con tener a mi bebé, verla, todo me emociona, y el hecho de regresar a los entrenamientos es porque quiero que mi bebé se sienta orgullosa de mí en un futuro, que tiene una mamá trabajadora y este es el primer paso”, expresó Paola quien estuvo acompañada también por su pareja Iván García.

La clavadista confesó que si bien sigue disfrutando de los clavados, reconoció que su prioridad es ahora si hija Ivana, más allá que como profesional sabe que no puede descuidar su carrera.

“Cambia totalmente, antes de saber si quiera que era mamá pues era venir, era platicar, pasarla bien, relajado, haciendo lo que me gustaba, lo que me apasiona todo el día estando en esto de los calvados, y ahora lo que quiero es venir, hacer lo que me toca, sí lo disfruto, pero literal hacer lo que retoca y regresar a mi casa a ver a mi bebé, van cambiando las prioridades, aunque sí me divierto mucho, estar con equipo nuevo, es divertido, todo está siendo una nueva experiencia padre para mí”, sentenció.


Reforma