El piloto británico Lewis Hamilton triunfó en casa por cuarta ocasión, en una carrera descontrolada en el inicio por el agua y el coche de seguridad, mientras su compañero, el alemán Nico Rosberg, controló los daños con un segundo lugar en Silverstone que le permite seguir de líder.

En tanto que el piloto holandés Max Verstappen volvió a darle la razón a Red Bull por ascenderlo esta temporada de Toro Rosso con su tercer podio en cinco carreras con el equipo.

El Gran Premio de Gran Bretaña inició con el coche de seguridad por la pista mojada, apenas unos minutos antes del comienzo dejó de llover y la visibilidad no era buena.

Hamilton mantuvo la calma y pudo entrar en momento puntuales para cambiar primero a Intermedios y luego cuando entro por los medios para salir líder y mantener así la posición el resto de carrera, en un día relativamente tranquilo para el británico, que logró su victoria número 47.

Atrás, Rosberg no tuvo tanta comodidad, primero porque tuvo un duelo intenso con Verstappen, quien llegó a estar de líder y lo mantuvieron tercero algunas vueltas.

La parte más crítica de la carrera fue cuando se metió el coche de seguridad en la vuelta cinco y ocasionando un auténtico caos en pits, cuando casi todos los pilotos entraron al mismo tiempo, Hamilton aguantó y al final levantó la corona.


Agencias