David Bazán

El Mundo de Orizaba 


Conquistar las cimas de las montañas del Alpamayo (Perú), Cabeza de Condor, Huayna Potosí e Illimani, ubicadas en la Cordillera Real de los Andes de La Paz, Bolivia, será el próximo reto al que se medirá el montañista Ricardo Blanco, quien ya se alista  física y psicológicamente para afrontar dicho compromiso. 

A diferencia de los ascensos tradicionales, el expedicionario orizabeño tratará de hacerlo en estilo alpino, es decir de escalada. 

El ascenso al Pequeño Alpamayo con una altura de 5,410 metros sobre el nivel del mar, será el primer desafío al que se medirá el alpinista, quien dará inicio a su travesía el 1 de agosto. 

Tras conquistar la cumbre del Pequeño Alpamayo, Ricardo realizará su descenso a los 4,700 metros de la Laguna de Chiar Khota (campamento base), en donde pernoctará para después de ello afrontar la montaña Cabeza de Condor con una altura de 5,370 metros.

La mayoría del terreno está cubierto de nieve. 

El Huayna Potosí, con una altura de 6,088 metros para posteriormente ascender al Illimani con 6,462 metros, serán las dos últimas cimas que conquistará Ricardo Blanco antes de regresar a México. 

“Voy por un nuevo reto a superar. Para esta ocasión serán expedición diferente, ya que no vamos a contar con guía, pero estamos seguros que nuestra capacidad nos va a sacar a flote es parte de la aventura”, comentó Ricardo, quien será acompañado a Sudamérica por Salvador Morales, de Poza Rica. 


Preparación 

De momento, Ricardo Blanco mantiene una intensa preparación ascendiendo a diferentes montañas de la región, entre ellas el Cerro del Borrego, Escamela entre otros. El majestuoso Pico de Orizaba también ha servido de preparación. 


En el Perú

En el 2014, Ricardo Blanco, conquistó algunas de las cimas más importantes de la Cordillera Blanca del Perú, ahora va por otro reto.